Lic. Alicia de la Fuente

Psicóloga, Neuropsicóloga cognitiva y
equipo interdisciplinario.

SOLICITE
ENTREVISTA:

(011) 4823-4182

Fobias

Una fobia es un temor intenso y persistente, excesivo e irracional, que puede ser desencadenado por la presencia o por la anticipación de un objeto o situación específicos.

Con EMDR las fobias SE CURAN

Tipos de Fobia

Claustrofobia: Está considerada dentro de los trastornos de ansiedad como una fobia específica.

Es un miedo a los espacios cerrados, por lo cual quien lo sufre suele evitar ascensores, túneles, subterráneos, habitaciones pequeñas, y todo lo que implique encierro. La persona claustrofóbica no tiene miedo al espacio cerrado en sí mismo, sino a las posibles consecuencias negativas de estar en ese lugar, como por ejemplo: quedarse encerrado para siempre o asfixiarse, por creer que no hay suficiente aire en ese espacio cerrado.

Como los espacios pequeños y cerrados suponen un riesgo, las personas con claustrofobia pueden sentirse muy vulnerables al limitarles de esa forma los movimientos.

Cuando una persona que sufre claustrofobia anticipa que va a entrar, o entra, en un espacio cerrado, experimenta una reacción de ansiedad intensa como falta de aire, palpitaciones, mareo, etc. Debido a estos síntomas, normalmente se evitan los espacios cerrados. Por ejemplo, subir por las escaleras 12 pisos antes que usar el ascensor, negarse a que le practiquen una tomograf´a computada o una resonancia magnética (incluso cuando es muy necesario), no utilizar el tren o el subterráneo, etc. Como en otras fobias específicas, la respuesta de ansiedad disminuye considerablemente cuando la persona abandona el sitio cerrado.

Agorafobia: Es un trastorno de ansiedad que consiste en el miedo a los lugares abiertos.

La agorafobia es miedo al miedo.

Las personas que sufren de agorafobia temen las situaciones que puedan hacerlas sentir ansiosas, ya que estas les generan pensamientos que en ese momento no pueden controlar, como por ejemplo, la idea de morir.

La agorafobia es miedo de sufrir una crisis, un desmayo, un infarto, hacer el ridículo y sobre todo miedo a perder el control.

La agorafobia puede desarrollar en la persona afectada otras fobias más específicas, tales como: miedo a la soledad (anuptafobia), al encierro (claustrofobia), a las alturas (acrofobia), al agua (hidrofobia), a lugares donde hay mucha gente (fobia social), a enfermedades (hipocondría), al día o a la noche (nictofobia), al tiempo/clima (cronofobia) e incluso al sexo (erotofobia).

fobia social: Como cualquier fobia, la fobia social esta considerada dentro de los trastornos de ansiedad.

Se trata de miedo exagerado a diferentes situaciones: encuentros inesperados, reuniones sociales, sentirse mirado/a fijamente, etc.

La persona que padece fobia social se siente insegura, incomoda y desconfiada, con miedo sobre la que puedan pensar o hablar de ella (paranoia), miedo exagerado a los juicios negativos de parte de otros, esto hace que eviten actividades sociales, y cuando se exponen a a alguna de estas mismas sufren una gran tensión y síntomas tales como rubor, palpitaciones, transpiración profusa y temblor.

Un alto porcentaje de personas con fobia social presentan abuso de sustancias

Subtipos

Hay diferentes objetos fóbicos calificados en subtipos para indicar el objeto del miedo o evitación cuando la fobia es específica:

Animal: Es sentir miedo o terror, frente a animales o insectos, y esta suele iniciarse en la infancia.

Ambiental: Esta relacionado con la naturaleza y fenómenos atmosféricos como pueden ser tormentas, precipicios o agua, también iniciada en la infancia.

Sangre-inyecciones-daño: Este miedo esta relacionado con la visión de sangre o heridas, o recibir inyecciones u otras intervenciones médicas de carácter invasivo. Este subtipo presenta una incidencia marcadamente familiar y suele caracterizarse por una intensa respuesta vasovagal por ej.: descenso de la presion arterial y/o desmayos.

Situacional: El miedo hace referencia a situaciones específicas como transportes públicos, túneles, puentes, ascensores, aviones, coche o recintos cerrados. El inicio de este trastorno sigue una distribución bimodal, con un pico de mayor incidencia en la segunda infancia y otro a  la mitad de la tercera década de la vida.

Otros tipos: El miedo hace referencia a otro tipo de estímulos, entre los que se incluyen las situaciones que pueden conducir al atragantamiento, al vómito, a la adquisición de una enfermedad; fobia a los "espacios" (es decir, el individuo tiene miedo de caerse si no hay paredes u otros medios de sujeción), y el miedo que los niños tienen a los sonidos altos o a las personas disfrazadas.

La distribución de frecuencias de estos subtipos en los centros asistenciales para adultos, de la más a la menos frecuente, es la siguiente: situacional, ambiental, fobia a la sangre-inyecciones-daño y, por último, animal. En muchos casos hay más de un subtipo de fobia específica. El hecho de tener una fobia de un subtipo determinado aumenta las probabilidades de padecer otra fobia del mismo subtipo (p.ej., miedo a los gatos y a las serpientes)

Con las Terapias de Alto Impacto, como EMDR y otras, se pueden trabajar las fobias para lograr una mejor calidad de vida.

Publicaciones

¿Qué son las neurociencias cognitivas?

Se trata de un área académica, que científicamente, estudia los mecanismos biológicos de la cognición. Ver Artículo →

Nuevas Ciencias de la Conducta

Aportes de nuevas tecnologías que permiten efectividad, eficiencia y eficacia a corto plazo en los tratamientos. Ver Artículo →